Aquí Xicohténcatl/Viernes que te quiero viernes… la modernidad cuesta

Aquí Xicohténcatl/Viernes que te quiero viernes… la modernidad cuesta

  • Pedro Morales
Reservas ecológicas y sitios históricos son sacrificados al comercio

Tlaxcala se ha sumado a la modernidad consumista que avanza como una ola en todo el país, al estilo gringo los complejos comerciales poco a poco desplazan a un sector local comercial y de servicios que se quedó rezagado en la tradición y la añoranza.

El iniciador de este concepto comercial fue el perredista Alfonso Sánchez Anaya, quien observó que los complejos comerciales resultaban bastantes atractivos para ciertos segmentos de la sociedad.

Procuró sacrificar terrenos, incluso de su propiedad de un lavado de autos que tenía muy cerca de la ahora malograda Plaza del Bicentenario, donde trabajaba junto con su esposa Maricarmen Ramírez, cuando era un modesto funcionario estatal.

Luego vino la transformación trajo tiendas departamentales, colocó a su familia o parte de ella en los lugares más estratégicos y de ahí para adelante.

Se sospecha que incluso es socio de varias concesiones, pero no hay manera de demostrarlo, le entro a puras trasnacionales.

El panista Héctor Ortiz le tiró a la academia, colegios españoles y universidades surgieron a la par de instituciones auspiciadas por la inversión estatal y casi al final de su administración surgió el proyecto de “El Gran Patio de Tlaxcala”.

También llegaron las tiendas departamentales al estilo gringo y con ellas Wal-Mart construyó sus tiendas en Tlaxcala donde se perdió una reserva ecológica en un lugar precioso que se conoce como el ex rancho de “La Aguanaja”.

Habrá que adquirir el libro del ex gobernador Héctor Ortiz que se titula “Motivos y Razones, un gobierno de resultados”, en la que expone lo que dice es su verdad.

"Este libro contiene mi versión personal de los principales programas y acciones que impulsé durante mi gestión como gobernador constitucional del estado de Tlaxcala durante el periodo 2005 -2011”, se justifica.

“Los relato de manera clara, directa y sencilla y a la vez explico las razones y propósitos que alentaron su aplicación”, expone a manera de presentación.

Pero está oculto el tema de la llegada de la tienda departamental a Tlaxcala, porque ahora crecen las sospechas de que posiblemente pasó lo que ha ocurrido en otros lugares.

La danza de los dólares, nos arrebató parte del futuro ecológico para nuestros hijos y nietos.

Héctor Israel Ortiz  presume en su libro, las obras de su administración como el “Gran Patio de Tlaxcala”, reserva ecológica donde se construyó un Wal-Mart.

Empresa que presuntamente, es acusada de “sobornar” a funcionarios mexicanos.

Ante las acusaciones de corrupción en México contra Wal-Mart, la UNI Global Unión, exigió al Departamento de Justicia de E.U realice una investigación mundial.

Esto,  para examinar cómo opera el grupo, por lo que los auditores habrán de hacer sus indagatorias en Tlaxcala.

En un blog del ex gobernador panista aparecen a gran escala fotografías de sus principales acciones de gobierno.

“Así creció Tlaxcala en seis años de gobernar con sentido humano”.

Ahí publicita el Gran Patio de Tlaxcala, donde se ubica Wal-Mart, investigada en la Unión Americana por dar fuertes cantidades de dinero a cambio de evadir permisos ambientales.

Un reporte recién difundido en el diario estadounidense The New York Times refiere quejas por fraude por las actividades de Wal-Mart en muchos países.

Si tales acusaciones se confirman, “podrían ser la punta del iceberg, pues la investigación sobre Wal-Mart se está ampliando y podría tener alcance a otros mercados”.

 Esto lo dijo Philip Jennings, secretario general de UNI Global Unión. Curiosamente, el Gran Patio de Tlaxcala fue edificado en una reserva ecológica protegida.

En noviembre de 2009, el Congreso local autorizó al gobernador Héctor Israel Ortiz ejercer actos de dominio de 103 mil 343.20 metros cuadrados, del predio “La Aguanaja Apatzingo”.

Se encuentra ubicado en el municipio de San Pablo Apetatitlán, para destinarlo a construir el complejo comercial que se denominó “Gran Patio Tlaxcala”.

Esto a través de un dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales, Gobernación y Justicia y Asuntos Políticos de la pasada LIX Legislatura local.

El ex diputado Edilberto Sánchez Delgadillo consideró procedente conceder al mandatario la autorización para ejercer actos de dominio.

Sin soslayar que con la misma se procurará que la derrama económica a obtener no salga del Estado y que los beneficios subsecuentes sean para las comunidades que lo integran.

Y que según el ahora ex gobernador, la inversión contemplada superaría los 650 millones de pesos.

Crearían cinco mil empleos directos e indirectos durante la fase de programas con beneficios tangibles a los proveedores locales, al ser ellos quienes apoyen la etapa de construcción y el mantenimiento.

Igualmente, de un plumazo, con dicho decreto se aprobó la desafectación de una superficie total de 103 mil 343.20 metros cuadrados del predio denominado “La Aguanaja Apatzingo”.

Esta ubicado en la jurisdicción del municipio de Apetatitlán de Antonio Carvajal.

Mismo que por decreto número 92 de fecha 8 de agosto de 1997.

Datos publicados en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado, Número 33, segunda época, Tomo LXXX de fecha 13 de agosto del mismo año.

En esa fecha, fue declarado “Área Natural Protegida” y denominado “Parque Ecológico Público Diego Muñoz Camargo”; quedando bajo del régimen de zona sujeta a reserva ecológica.

Por ello, resulta muy factible que los investigadores hagan su tarea en Tlaxcala.

Y mientras más pronto, mejor.

El gobierno de Estados Unidos, investiga supuestos sobornos para la instalación de tiendas en varias partes del país, obligatoriamente, nos hace mirar al complejo comercial instalado en “El Molinito”.

De acuerdo con el diario The Washington Post, el Departamento de Justicia de Estados Unidos abrió una investigación penal contra Wal-Mart, por la presunta práctica de “sobornos sistemáticos” en México.

No obstante,  en el caso de México no se ha abierto ninguna investigación por parte de la autoridad federal.

La misma investigación señala que empleados de la cadena de supermercados, presuntamente, sobornaron hasta con 24 millones de dólares a funcionarios estatales para que agilizaran la apertura de tiendas.

En su momento el ex presidente Felipe Calderón quien se dijo “indignado” por el escándalo de supuesta corrupción en el que se ha visto envuelto la empresa Wal- Mart, prometió que iniciará una investigación.

Reconoció que dicha empresa da muchos empleos en el país, “pero lo que no se vale es hacer negocio a base de mordidas” y prometió aplicar la ley en caso de que sea necesario.

Se sabe que el Departamento de Justicia de Estados Unidos, realiza una investigación criminal en torno a las acusaciones del supuesto soborno de Wal-Mart.

Por ello, sería importante abrir los archivos y verificar cómo los integrantes de la anterior Legislatura Local, aprobaron la venta de un predio que era un parque ecológico.

Lo más grave es que en un santiamén fue aprobado para la instalación de “El Gran Patio”, muchos funcionarios deberían ser llamados a cuentas, pero el tiempo pasa y ahora con el Pulitzer, tal vez volteen la mirada a Tlaxcala.

Pasa el tiempo y hace una semana en Apizaco ya inició labores otro complejo comercial, curiosamente en un paraje de ensueño, como lo rea “la Ciénega”, santuario de sauces llorones que aún recuerdan los tlaxcaltecas.

Se dice que el sitio no era considerado como reserva ecológica, que era parte del desagüe de aguas negras, aunque en verdad el paisaje en primavera verano era espectacular, ya que los sauces llorones se mostraban en toda su grandiosidad.

El lugar era una auténtica postal, el campo verde, la paz y la quietud de Apizaco despedían o daban la bienvenida de los viajeros hacia Huamantla o hacia el sureste.

Ahora ese paisaje se ha transformado, se ha sacrificado con el pretexto de la modernidad, los sauces llorones fueron talados, han desaparecido y en su lugar se han construido estructuras de acero.

Por otro lado, los talleres del ferrocarril también son agredidos y transformados, curiosamente para la creación y el surgimiento de otro centro comercial, cuyos dueños ya mostraron el cobre de la prepotencia.

Como en este y los casos que mencionamos, pocos son los beneficiados, se dice que se generan empleos, pero como siempre pasa, la mano de obra tlaxcalteca sirve para fregar pisos, vender sin pretenciones.

Los puestos gerenciales y mejor pagados son para los recomendados, mientras que nuestra gente se le da trabajo como viene viene en los estacionamientos o de plano los mandan a lavar los baños.

Esa es la realidad de una modernidad consumista que se encamina a la creación de camadas de nuevos ricos ahora convertidos ellos y sus familias en socios empresariales.

Al fin y al cabo que nadie reclama, quien es el pueblo para oponerse a la modernidad, para ir en contra de la atracción de capitales, lo importante es que lleguen, como sea y a donde sea.

Esto nos recuerda nuestra triste realidad cuando Emilio Sánchez Piedras abrió a Tlaxcala a la inversión industrial a tontas y locas, llegó de todo, principalmente empresas que manejan sustancias químicas prohibidas a nivel mundial… EL COSTO HA SIDO ALTO, HA COBRADO VIDAS.