Sorprendida, la mafia del poder no tiene otra que recurrir a inflar las campaña...